La morada de los dioses

dos-sillones-blancos
El espacio y el tiempo habían quedado fusionados a su alrededor. Percibía espíritus guardianes muy poderosos que mantenían impenetrables las membranas de cada plano. Su presencia había pasado inadvertida para ellos. Sostenía la guadaña con cadena con alguna parte de su ser; no tenía cuerpo. Sentía la reliquia como parte de sí mismo, tirando de él en una única dirección. A su alrededor era todo luz, con intensidad suave y continua. Continúa leyendo La morada de los dioses

Facebook