Venganza del Abismo

El Constanza llegó a puerto de madrugada, bañado por la luz de la luna. Las gaviotas no se apartaron de su trayectoria, descansaban sobre el agua, ajenas al dañado mercante. Las velas rasgadas y el mástil principal astillado presagiaban malas noticias. Leer más «Venganza del Abismo»

Facebook
Califica este relato

Siete días

El Caronte disparó sus veinte cañones de estribor cuando tuvo a la goleta Santa Cristina a una milla. Los pillaban desde popa, así que pudieron barrer de sur a norte a la embarcación con su artillería. Los daños no fueron tan grandes como había esperado el capitán. La goleta viró para devolver el fuego. Leer más «Siete días»

Facebook
Califica este relato