Cañón Alto

El mensajero llegó desde la frontera oriental del reino de Castilla. Su caballo resoplaba con desesperación. El jinete apenas se sujetaba en la silla. Mantenía las riendas asidas incluso con el caballo detenido. Tres flechas en su espalda revelaban la gravedad de la situación. Atravesó el patio de armas con la noticia más funesta.

Leer más «Cañón Alto» Facebook
Califica este relato