Verdad inolvidable

El viaje había sido tranquilo, salvo por el ciervo. Si hubiera ido más rápido con el coche, lo hubiese embestido. Caía la noche y le quedaban dos horas de trayecto; debía extremar la precaución, Esteban veía mucha actividad fuera de los lindes de la carretera. Leer más «Verdad inolvidable»

Facebook
Califica este relato