Revelando lo inadvertido

Durante los primeros días en la sala de curación, Sac estuvo inconsciente. Sus nueve hermanos y catorce sobrinos se turnaban para saber si el acárido recobraba el conocimiento. La curandera era un centauro hembra, especializada en hechicería de sanación. Cuando Sac consiguió abrir el pico,  la reconoció al instante. Su hermano Darwin esperaba con un libro entre las manos. Tardó en reaccionar ante las primeras palabras de su hermano.

Leer más «Revelando lo inadvertido» Facebook
Califica este relato

El Barrio subterráneo

Excavado más allá de las alcantarillas estaba el barrio de los señores Enanos. Casi tan antiguo como la propia capital de Rophean, el barrio suponía un punto de encuentro entre todos los de aquella raza. Aliados del reino desde su fundación, siempre habían contado con una embajada activa bajo control humano. Eran cinco los representantes de las distintas colonias Enanas en la capital del país. Se regían bajo sus propias normas en el subsuelo y respetaban las que había en la ciudad del exterior. Grenik I seguía tratando al barrio como una embajada más. Lo último que quería era iniciar un conflicto con la raza que más apoyo le había brindado en la fundación del reino. Leer más «El Barrio subterráneo» Facebook

Califica este relato

Conocer al autor

Howard dejaba las bebidas sobre la barra de la posada. Los jóvenes acáridos movían sus picos de inmediato, tomando las jarras y llevándolas a las mesas de los comensales. El posadero pelirrojo estaba satisfecho con aquellos hombres-pato y lo expresaba con una amplia sonrisa a cada uno de sus clientes. Verlos trabajar se estaba convirtiendo en un reclamo en sí mismo. Leer más «Conocer al autor» Facebook

Califica este relato

Ciudad Embrujada

Howard había tenido unos días de tranquilidad. Los viajeros de Ulnis habían dejado de llegar a su establecimiento en masa. Aquello, lejos de preocuparle, lo animó a realizar algunas reformas en la Posada Sombría. Leer más «Ciudad Embrujada» Facebook

Califica este relato

El carro de silfos

Howard miró el reloj de sol situado frente al ventanal de su posada. La tarde anterior Sack no había acudido al trabajo. Los platos de madera y los vasos de cuerno se amontonaban en las pilas de la cocina. Margaret se negó a limpiar un solo cuenco. Estaba desbordada en la cocina. El posadero vigilaba el fuego recién encendido de la chimenea mientras barría el salón principal. Leer más «El carro de silfos» Facebook

Califica este relato

Amigo del rey

La posada Sombría tenía todos sus taburetes ocupados. Las mesas estaban abarrotadas de gente pendiente del escenario. El bardo que llenaba el local se llamaba Elenthen. Era un elfo de oscuro pasado que embelesaba con su laúd a quien prestaba atención a su música. Leer más «Amigo del rey» Facebook

Califica este relato