Conocer al autor

Calle_medieval
Howard dejaba las bebidas sobre la barra de la posada. Los jóvenes acáridos movían sus picos de inmediato, tomando las jarras y llevándolas a las mesas de los comensales. El posadero pelirrojo estaba satisfecho con aquellos hombres-pato y lo expresaba con una amplia sonrisa a cada uno de sus clientes. Verlos trabajar se estaba convirtiendo en un reclamo en sí mismo. Continúa leyendo Conocer al autor

Facebook