La sombra del anfitrión

ameba-espacial
Josh recobró el conocimiento sin su traje de soporte vital. Phoenix lo había arrastrado hasta la sala del Yugo con la ayuda de tres de sus soldados. A pesar de estar desnudo, no sentía frío. Los escalofríos respondían a otra razón. Desde que entró en contacto con aquellas mujeres, se sentía mareado. Lo amarraron a la extraña esfera y se sentaron frente a él. Evaluaban su evolución con ojo crítico. Phoenix se puso a los controles. Continúa leyendo La sombra del anfitrión

Facebook
Califica este relato